Reseña: Y por eso rompimos- Daniel Handler

25
COM
Título:Y por eso rompimos
Autor:Daniel Handler
Editorial:Alfaguara  
Saga: Autoconclusivo
 Paginas:360
 Precio:16.95€

Te entrego esta caja, Ed.
Dentro está todo.
Las chapas de las primeras cervezas que compartimos, la entrada de cine para ver la película en la que nos dimos nuestro primer beso, aquella nota tuya que tanto significó para mí, una caja de cerillas ahora vacía...
Te devuelvo la caja y todos los recuerdos que contiene, Ed.
Aquí la tienes. Toda nuestra historia.
Toda la historia de por qué rompimos.
 
La primera vez que vi este libro no me llamó la atención para nada, no era el tipo de libro que yo acostumbro a leer, así que lo dejé pasar. Tiempo después comencé a leer muchas reseñas positivas sobre él, lo que me empujó a leerlo. No ha sido hasta finalizada la lectura que he descubierto que el autor es el mismo que el de Una serie de catastróficas desdichas, unos libros que leí hace ya tiempo y que me encantaron, aunque en esete caso el escritor usaba un pseudónimo.

Y por eso rompimos es una historia corriente, sin tintes sobrenaturales. Una historia que te puede ocurrir tanto a ti como a mí, pero no por ello es aburrida. La protagonista, Min (diminutivo de Minerva) nos cuenta la historia de primera mano en una carta bastante extensa que va dirigida a Ed, el chico con el que rompió. Es una forma de narrar bastante original, pues últimamente estamos limitados a la primera o tercera persona.

La protoganista, Min, me ha gustado bastante. Es real. Es humana. No es perfecta. Comete errores. Se equivoca. Un personaje muy bien construido que, independientemente, puede caer mal o bien. Lo que quiero decir es que su actitud te puede sacar de tus casillas, o por el contrario puede gustarte, pero lo que sí está claro es que la construcción del personaje es genial. A mí me ha caído bastante bien, he congeniado con ella y la he entendido en muchas ocasiones, es ingeniosa y la mayoría de las veces construye castillos en el aire que se desmoronan rápidamente, pero ella no se queda parada, sigue avanzando pasito a pasito.

Ed, por el contrario, me ha decepcionado. Es un chico bastante estúpido, muy del montón, con momentos que dan ganas de darle una bofetada y con otros en los que se te ablanda el corazón por su actitud. Los amigos de Ed no son nada del otro mundo, no aportan nada. Por otro lado los de Min sí que me han gustado, especialmente Al, aunque a veces puedan parecer egoístas, al final demuestran que quieren de verdad a su amiga. 

Qué error fue pensar que era alguien distinto, como pensar que las áreas verdes te convierten en una vista hermosa , que el que te besen te transforma en alguien a quien apetece besar, que sentir el calor te convierte en café, que el que te gusten las películas te convierte en director.

La narración tiene un estilo especial, el autor sabe plasmar los sentimientos de Min y hacérnoslos sentir a los lectores, podemos apreciar el amor y el desamor, la rabia con que plasma su dolor en las páginas, cada vez  aumentando más conforme se van acercando las últimas páginas. De cada objeto que mete en esa caja nos va contando su historia, de dónde salió y por qué es importante, a la vez que vamos viendo el desarrollo de la relación de Min y Ed.

Puede que aparezcan algunos tópicos en esta novela: el chico guapo y popular jugador de baloncesto, la chica diferente con su especial afición por la películas. De hecho hay incluso las típicas exnovias de Ed, esas animadoras guapas y superficiales. Sin embargo el autor trata estos tópicos de manera diferente y no parece que estemos leyendo el típico libro americano. Incluso al final me he llevado una gran sorpresa por el giro que han dado dos de las animadoras (y también exnovias de Ed).

El final es predecible, ya sabemos lo que va a ocurrir, lo que nos falta es el cómo. ¿Cómo es que rompen estos dos personajes si se les veía tan felices? Y la razón de la ruptura es la que me ha dejado más anonadada. Quizá podría haber sido de otra manera, pero lo que realmente teníamos que ver era como la protagonista se desengañaba de ese idílico amor adolescente. 

 Para leer en una tarde. Real, divertido e  ingenioso.

 


Reseña: Nefilim: El beso del amanecer- Leah Cohn

20
COM
Título: Nefilim. El beso del amanecer
Autor: Leah Cohn
Saga: 1/?
Páginas: 360
Editorial: Ediciones B
Precio: 5,95€
Cuando Sophie, una joven estudiante de música, conoce en Salzburgo al virtuoso y enigmático violonchelista Nathanael Grigori, lo que siente es amor a primera vista. Sin embargo, al terminar el verano él la abandona de forma repentina. A Sophie lo único que le queda es la hija que han tenido en común, Aurora, quien al cumpl ir los siete años sufre una extraña transformación. Lo que Sophie no sabe es que su hija ha reavivado una antigua lucha entre el bien y el mal… No en vano Nathanael y Aurora no son seres humanos normales, sino nefilim, inmortales, y deben cumplir una misión secreta. En este absorbente debut literario, Leah Cohn lo tiene todo de su lado: unas grandes dotes narrativas, el amor, el misterio y a los nefilim, las nuevas criaturas celestiales.

Siempre me he sentido atraída por el mundo de los ángeles caídos y los nephilims, así que en cuanto vi este libro supe que tenía que leerlo. La sinopsis me parecía bastante atrayente, sin embargo he de decir que para mi gusto desvela demasiadas cosas.

Nefilim, el beso del amanecer nos cuenta la historia de una tímida estudiante de piano que conoce a un misterioso chico que cambiará su vida por completo. Está contado en primera persona desde el punto de vista de Sophie, aunque en ocasiones una tercera voz se inmiscuirá entre medias y no sabremos a quién pertenece hasta más de la mitad del libro.  La manera de narrar me ha encantado, describe cada lugar a la perfección, entrelazando las palabras y haciéndonos sentir cada uno de los sentimientos de la protagonista.

Sophie puede parecer a primera vista una típica protagonista sosa de las que tanto abundan en la literatura juvenil, sin embargo he econtrado una fuerza en ella y una sensibilidad que me han encandilado. Por otra parte tenemos a Nathaniel, personaje que he odiado en ocasiones y que he amado en otras. Eso sí, él siempre está rodeado de un halo de misterio que me atrae especialmente.

Durante el transcurso de la novela pasan algo más de siete años, lo que hace que podamos ver madurar a los protagonistas. No obstante, hay un salto en el tiempo desde que la hija de Sophie (Aurora) nace hasta que cumple los siete años.

La perfecta narración, junto con el misterio, harán que devoremos las páginas, totalmente adictos a las palabras de la autora. Según mi propio criterio dividiría la novela en dos partes. En la primera nos encontramos con una historia bien estructurada con unos escenarios preciosos (cabe destacar la ambientación) y abundantes momentos de tensión. Al principio estamos tan ciegos como Sophie: no sabemos quién es peligroso y quién no, y ni siquiera sabemos qué es lo que realmente está sucediendo. 


Todo me parecía extraño, una ciudad desconocida, como si jamás hubiese pisado sus calles y callejones no oído tañer las campanas de las iglesias. El mundo de Nathan y mío era único, separado y liberado de todo, pero cuando despertaba de nuevo a la realidad me sentía fría y sola.

Un elemento destacables es el personaje de Aurora, la hija de Sophie, que será uno de los mayores quebraderos de cabeza de su madre. La pequeña no es como los niños de su edad. Posee una inteligencia sobrenatural y hace cosas que no son características de los humanos. Aurora da un toque de misterio y de intriga, a veces llegando a rozar el propio miedo.

Luego está “la segunda parte” en la que nos desvelan todo lo que no sabíamos, y para mi gusto la autora lo suelta de golpe. Pasamos de no saber absolutamente nada a saberlo todo, y tenemos que asimilar demasiada información. Además, en esta segunda parte también hay mucha más acción, muchas luchas, algunas de ellas sin sentido. Definitivamente me he perdido en los últimos capítulos con tanta lucha desenfrenada y con tantos descubrimientos.

El final me ha parecido “bonito”, aunque me hubiera esperado algo  más. El epílogo, en mi opinión, sobraba, ya que lo único que hace es dar pie a una segunda parte que no tendría por qué ser necesaria. 


-Aurora-murmuré-. Tiene que llamarse como la diosa del arrebol. Aurora.

En definitiva “Nefilim, el beso del amanecer” es una buena historia que engancha en sus primeras páginas pero que conforme vas avanzando se va torciendo cada vez más y más. No obstante, he disfrutado con su lectura.

Lo que más me ha gustado: la ambientación, que se divide entre la ciudad de Salzburgo (Austria) y también entre una casona antigua en un pueblecito.

Lo que menos me ha gustado: me ha parecido que el mundo de los nefilims estaba un poco desdibujado. 

 

 Una buena historia

 

Reseña: El chico malo- Abbi Glines

19
COM
el chico malo-abbi glines-9788408113317
Título: El Chico Malo
Autor: Abbi Glines
Bilogía: Los Chicos Vincent #1
Editorial: Destino
Páginas: 288
Precio: 14,95€
 
Atrévete a sentir el lado rebelde del amor. «Beau era el chico malo de la ciudad y yo la chica buena. Se suponía que no debía ocurrir.» Beau Vincent es maleducado y peligroso, el típico chico malo. Entonces, ¿por qué la buena de Ashton, que tiene en Sawyer al novio perfecto, no puede evitar sentirse irresistible mente atraída por él?
 

No hay mucho que decir, el título habla por sí mismo: El chico malo. ¿De qué puede ir este libro, entonces? ¿Será un buen libro oculto por un título un tanto patético? ¿Será quizá una historia aburrida? ¿Me gustará? ¿Será tan malo como parece? Estas y otras preguntas fueron las       que me animaron a empezar la novela, a pesar de que la primera vez que la vi no me llamó la atención para nada.

El chico malo nos narra la historia de dos primos enamorados de una misma chica desde su infancia. Lo que empezó como una simple amistad se tornó en un amor adolescente. Como bien dice el título, uno de estos dos primos es un chico malo mientras que el otro es un pedacito del cielo, un trozo de pan, un chico bueno. Y la chica ¿qué es la chica? ¿quién es ella? ¿Será una chica buena o mala?  .

La historia está narrada por la chica, Ash y por el chico malo, Beau. Los capítulos van alternándose, unos contados por la chica y otras veces por Beau. Ash me ha parecido insulsa, impredecible, indecisa y bipolar, es una pésima narradora, no te transmite absolutamente nada, salvo su estupidez e inseguridad. Ella ha fingido durante mucho tiempo ser una chica buena, de esas que van a las residencias de ancianos y hacen voluntariados los fines de semana, sin embargo tras esa apariencia se esconde una chica mala, o al menos eso es lo que cree ella. Para mí no es en absoluto una chica mala, es una adolescente totalmente normal que comete errores como cualquiera.

El libro transcurre entre lamentos de la protagonista, todo el rato sintiéndose mala por acciones que según ella están mal como, por ejemplo, jugar al billar en un bar o decir palabrotas. ¿En serio? ¿Realmente jugar al billar es de ser una chica mala? Sin embargo, cuando realmente sus acciones son malas parece ser que su conciencia está en modo apagado.

Beau es un chico malo malote, entre sus hobbies destacan (nótese la ironía):
  • Enamorar a muchas chicas.
  • Cortar el césped sin camiseta mientras todos los vecinos, especialmente las vecinas (inluída la abuela de nuestra protagonista) se enamoren de los pectorales del chico.
  • Tener pensamientos repetitivos sobre Ash. Lo único que piensa cuando la ve es: qué guapa es, qué buena está y menudo culo tiene. Todo un galán. Con esas frases tan profundas enamora a cualquiera.
  • Amenazar de muerte a los chicos que se meten con Ash. Pegar palizas a los chicos que se meten con Ash. Romper cosas cuando se enfada: teléfonos, mesas, caras… todo lo que se le ponga en medio.
  • Odiar a todo el mundo, excepto a Ash. De hecho dice que nunca ha odiado a su primo, Sawyer (el chico bueno) pero capítulos antes afirma que quería arrancarle los brazos y clavarle el puño en la cara.  
Beau también tiene momentos en los que me parece adorable, sin embargo no me ha gustado el personaje debido a su personalidad violenta, de hecho me parece una barbaridad que una de las cosas que le atraiga a Ash sea precisamente eso. ¿Alguien me puede explicar qué está pasando? ¿Desde cuándo ser  violento se considera algo atractivo?

Sawyer, el chico bueno, no me ha parecido tan bueno como lo pintan. Al principio parecía algo simple y demasiado bonachón, pero conforme pasaba las páginas he notado su rencor. No me ha parecido en ningún momento que lo que sienta hacia Ash sea amor.

La narración es bastante pobre, las descripciones son pésimas y los diálogos patéticos. Me he tomado la libertad de señalar algunas partes del libro que me han parecido surrealistas, como la que vienen a continuación:   

“Que dijera que estaba como un tren hacía que quisiera sonreír como una imbécil” (Ash, instantes después de que Beau le diga lo buenísima que está. La inteligencia de la chica se es palpable.

“No me gusta devolver los estúpidos caritos de la compra a su lugar en el aparcamiento.” Ash comentando lo malota que es, ¡no devuelve los carritos a su lugar cuando termina de comprar! Impresionante.

“Voy a matarlo.” Beau sobre su primo Sawyer.

“Ahora seré yo el que se sienta mejor, pedazo de mierda egoísta.” Beau de nuevo lanzando frases llenas de amor hacia su primo.
                                     ____________________________________________

Realmente me he echado unas risas con este libro. No me he tomado la historia en serio en ningún punto, además no tiene un trasfondo. Seamos realistas, este libro no transmite absolutamente nada positivo. No hay un por qué, no hay definitivamente nada. Es una historia vacía, que como mucho sirve para pasar el rato.

Su lectura es muy rápida y sencilla. No lo recomiendo si estáis buscando una buena historia. Por el contrario, si queréis un libro para pasar el rato con una trama predecible típica de película de mala calidad, El chico malo es una buena opción.

Lo que más me ha gustado: la rapidez de su lectura.

Lo que menos me ha gustado: el carácter violento de Beau. No es necesario dotar de tanta violencia a un personaje, hay otras maneras de conseguir ser un chico malo  sin tener que patir caras a diestro y siniestro.

 Una lectura fácil y rápida que no llega más allá