♥Reseña: Sin lugar- Jon Robinson

15
COM
Título: Sin lugar  
Autor: Jon Robinson
Editorial: RBA
Páginas: 288
Precio: 16€
 
  En medio de un bosque denso, se esconde Sin Lugar, una prisión apartada donde han encerrado a cien adolescentes de todo el país. Todos ellos son criminales, aunque ninguno recuerda haber cometido ningún delito. Alyn, Jes, Ryan y Elsa no tienen contacto alguno con el mundo exterior y saben que nadie vendrá a por ellos. Ni sus familias, ni la policía. Nadie. ¿Quién los ha escondido allí? ¿Qué pretenden sus captores? ¿Por qué han sido ellos los elegidos? Necesitan respuestas… y todas las respuestas se encuentran ahí fuera.

A pesar de las críticas tan negativas que había leído de este libro, su sinopsis me llamaba demasiado la atención y decidí comenzar a leerlo aunque no esperaba demasiado de él. Tras finalizarlo, puedo decir que no me ha resultado tan malo como decían ni tan bueno como yo esperaba que fuese. 

Sin lugar parte de una buena idea: una prisión llena de adolescentes en medio de ninguna parte cuyos presos no recuerdan haber cometido ningún crimen. A esta idea le falta darle forma, pues se sabe muy poco de la prisión y del por qué están ahí encerrados. Entiendo que siendo una primera parte no nos den toda la información, pero al menos podrían habernos dado algún indicio para que nosotros empecemos a idear hipótesis sobre lo que puede ser la cárcel. 

El libro está narrado en tercera persona, lo que permite seguir a bastantes personajes, no sólo a presos, si no también a algunos guardias y dirigentes de todo el cotarro. Además hay numerosos flasback que cuentan, por ejemplo, cómo fueron arrestados los adolescentes. La narración no se hace nada pesada, la historia tiene un ritmo muy ágil, demasiado para mi gusto, pues ese ritmo frenético hace que algunas cosas se pasen por alto.

En cuanto a los personajes, he de decir que casi no se pueden diferenciar entre ellos. Encontramos a Ryan y a Alyn, dos chicos con el mismo carácter: los dosson  luchadores e impulsivos,  a Jes: una chica a la que intentan atribuir el papel de inteligente, a Elsa, la chica insegura y llorica o a Harlan, que creo recordar que dice un par de diálogos y no recuerdo si hace algo de provecho. En definitiva: personajes del montón con quienes no consigues empatizar pues no tienen personalidad alguna, carecen totalmente de rasgos identificativos. 

La cárcel te la pintan de una manera pero al final resulta que es de otra muy diferente. Al principio intentan vendernos una cárcel muy estricta en la que tratan de manera cruel a los presos, llena de guardias que imponen la doctrina de los dirigentes a base de violencia. Sin embargo, todo esto deja de cuadrar cuando ves a una panda de críos que pueden derribar a todo un grupo de guardias armados y salir airosos con un plan ideado en un día que deja bastante que desear. Además, la única arma que llevan estos guardias es una especie de aparato que emite pequeñas descargas. ¿En serio? ¿Dónde quedó la crueldad de la que al principio nos hablaban? 

La poca forma que se le da a todo en general: todo lo referente a la cárcel, quiénes la llevan a cabo y por qué... hacen que la historia pierda mucho. Las 288 páginas del libro apenas nos cuentan nada, y transcurren muy pocas cosas. Para mi gusto el autor podía haber desarrollado mucho más la trama.

A pesar de todo esto, Sin lugar es un libro muy introductorio del que se puede esperar una segunda parte que sea mejor que esta. Confío en que el autor sepa continuar la historia ya que la idea no es nada mala en absoluto, y aunque esta primera parte no sea realmente buena, llega a entretener.

 Una primera parte que, pese a sus altibajos, ha logrado entretenerme




♥Reseña: Si no despierto-Lauren Oliver

18
COM

Título: Si no despierto  
Autor: Lauren Oliver
Editorial: SM
Género: drama juvenil
Precio: 15,95€
Páginas: 474
Imagina que solo te queda un día de vida ¿Qué harías? ¿A quién besarías? ¿Hasta dónde llegarías para librarte de morir? Samantha Kingston lo tiene todo a su favor: es guapa, es popular y sale con el chico perfecto. El viernes 12 de febrero debería ser un día más en su fácil vida, pero no lo es: es el último día. O más bien los últimos, porque Samantha se despierta una y otra vez en la mañana del viernes 12 de febrero y vuelve a vivir la misma jornada siete veces. hasta que se da cuenta de que en su mano está realizar cambios minúsculos que supondrán diferencias enormes.

Me encanta Lauren Oliver. Esa es la conclusión a la que llegué tras leer la trilogía Delirium y que ahora se ha visto reforzada tras terminar Si no despierto. Me gustan sus historias, pero sobre todo su forma de escribir, de entrelazar las palabras y hechizarte con ellas, de crear frases preciosas, párrafos que quedan grabados en la memoria debido a su belleza.

La historia está contada desde la perspectiva de Sam, una protagonista que me ha parecido diferente pero sobre todo muy humana. Es un personaje realista que parece salir de las páginas, podría ser cualquier chica de nuestro entorno. Sam es una de las chicas más populares del instituto, es egoísta, solo piensa en sí misma, utiliza a las personas según su antojo… pero bajo toda esa capa de pura superficialidad aparece un ser lleno de sentimientos y de miedos, y descubrimos que sus comportamientos tienen un por qué y que no siempre ha sido así.

Otra cosa que merece la pena recordar: la esperanza nos mantiene vivos. Incluso cuando estamos muertos, nos mantiene vivos.

Si bien se podría decir que los personajes de esta novela son los típicos que podríamos encontrar en cualquier otra novela que retrate a los adolescentes americanos, hay que añadir que todos estos están bien caracterizados, cada uno tiene una personalidad propia y podemos distinguirlos perfectamente.

La rutina de la protagonista es como la de cualquier otro adolescente: sale con sus amigas, con su novio, va de fiesta, va al instituto… Sam se encuentra en lo que podríamos calificar la élite del instituto, posición a la que llegó gracias a su mejor amiga Lindsay, la cual es una de esas chicas malas de verdad, de las que pisotean a quien sea necesario para llegar hasta donde quieren.

Muchas cosas se vuelven hermosas cuando las miras despacio

Sin embargo, la vida de Sam se ve afectada cuando, volviendo de una fiesta, tiene un accidente de coche y muere. Así es como comienza Si no despierto. A partir de ese momento revivirá el mismo día una y otra vez.

La novela cuenta con una narración perfecta en la que Lauren Oliver no solo se limita a retratar los ambientes y las personas, si no que también hace a su protagonista reflexionar con cada acto. Da igual si nos sentimos identificados con Sam o no, pero de una manera u otra las afirmaciones y las preguntas de la autora nos darán que pensar.

Puede que en algún punto se haga pesada, pues contar el mismo día una y otra vez hace que en ocasiones se caiga en repeticiones, aunque Sam cada día hace algo diferente. Unos días se comportará de manera irracional, la veremos darse de bruces contra la pared, sin avanzar lo más mínimo. En otras ocasiones, y sobre todo en los últimos días, veremos una notable evolución en su comportamiento que irá acercándose a la madurez y al razocinio.

Algo más tarde empecé a pensar en el tiempo, en cómo se mueve y se escurre, cómo fluye siempre hacia delante; cómo los segundos se convierten en minutos y luego en días y luego en años, todos corriendo incesantemente en la misma dirección. Y en cómo nosotros nadamos por ese río lo más deprisa que podemos, avanzando más rápido que si nos dejáramos simplemente llevar.

El final me resultó muy predecible, pero no por ello me gustó menos. Lauren Oliver dio un final adecuado a una novela que nos cuenta no sólo la historia de una chica cualquiera, si no el descubrimiento de que somos los únicos que podemos cambiar nuestro destino, y que está en nuestro poder hacer las cosas de una determinada manera.

 Para reflexionar
 

♥Reseña: Diez cosas que hizimos- Sarah Mlynowski

18
COM

Título: Diez cosas que hicimos (y que probablemente no deberíamos haber hecho)
Autor: Sarah Mlynowski.
Editorial: Alfaguara.
Precio: 14,50 €.
Género: juvenil/realista.
Páginas: 401.
Autoconclusivo.




2 chicas + 3 chicos + 1 casa - padres= 10 cosas que April y sus amigas hicieron (y que probablemente no deberían haber hecho).
Si tuviese la oportunidad, ¿qué chica de dieciséis años no se mudaría con su mejor amiga para vivir lejos de sus padres? Eso mismo pensó April aunque para conseguirlo tuviese que contar una pequeña mentira. Pero ella y su compañera de piso, Vi, se creen totalmente responsables y capaces de cuidar de ellas mismas.       
April, una chica que no dispone de demasiada libertad se encuentra, de repente, con toda la del mundo, y aprovecha para hacer realidad algunos de sus deseos… solo que muchas veces hay que tener cuidado con lo que se desea…




Diez cosas que hicimos no era un libro que me llamase especialmente la atención, su sinopsis me decía más bien poco y por la imagen tan típica de su portada (unas Converse en medio de un paisaje) no esperaba que fuese una gran historia.

La historia está narrada en primera persona por April, una chica de dieciséis años alegre y divertida. He llegado a conectar muy bien con ella a pesar de que no tenemos demasiado en común, aún así su forma de ser ha terminado por resultarme muy cómoda. Al estar contada por ella, nos da una visión bastante juvenil y subjetiva de lo que ocurre. Algunas de sus decisiones que toma son demasiado alocadas y poco maduras, pero en el transcurso de la lectura veremos cómo va cambiando a mejor este personaje.

He de decir que la sinopsis es un tanto engañosa, ya que en realidad la casa está ocupada únicamente por Vi y April, y de vez en cuando (sobre todo en los últimos capítulos) se quedan temporalmente algunos personajes. Aclarado este punto, prosigamos.

La lectura es verdaderamente amena y ligera, no se hace para nada monótona aunque sí que puede llegar a ser predecible en cuanto a los aspectos “amorosos”. Diez cosas que hicimos no es precisamente un libro romántico, sí que es cierto que la protagonista mantiene un romance con un chico, Noah, pero no se centra únicamente en eso, algo que me ha gustado bastante, pues se muestra el día a día de una adolescente que no está continuamente pegada a su novio.

En ocasiones los comportamientos de los adultos me parecían bastante irreales y poco maduras. Sí que es cierto que April lo planea todo muy bien para que su padre piense no está viviendo únicamente con su mejor amiga, pero la ingenuidad del padre roza en lo absurdo.

Durante el tiempo que April está viviendo lejos de su padre se divierte y hace alguna que otra locura, pero no todo son risas, pues tendrá que aprender a valerse por sí misma sin la ayuda de un adulto y se dará cuenta de que vivir sin límites no es tan divertido como parece.

Me ha sorprendido bastante que, aunque el libro caiga en tópicos, no es una americanada  en el que las protagonistas pierden completamente el norte y comienzan a hacer verdaderas barbaridades típicas de una película de sobremesa.

Nos encontramos con un final normalito que da fin a un libro muy agradable y divertido. El final es bastante cerrado, da gusto acabar un libro autoconclusivo ya que últimamente nos ienen muy acostumbrados a trilogías o a sagas. 

Una narración juvenil de la mano de una protagonista muy peculiar